FORMACIÓN INTENSIVA EN MASAJE AYURVÉDICO. Del 4 al 8 de Agosto 2014. HUELVA.

poster ayurveda intensivo

El Instituto Europeo de Yoga inicia una genial formación intensiva de Masaje Ayurvedico de la mano del profesional y colaborador Victor Tartavull, con amplia experiencia en el área y una extensa formación en India.

La formación se realizará del 4 al 8 de Agosto en Huelva  y su certificado será emitido por el IEY.

Para recibir más información, ponte en contacto con nosotros vía mail o teléfono (657970633). Os dejamos un relato de Víctor, en el que nos cuenta cómo fué su contacto con el Ayurveda y sus sucesivos regresos a India en la búsqueda de un conocimiento profundo. Que lo disfrutéis:

Mi viaje Ayurvédico por Victor Tartavull, colaborador del IEY:

Todo empezó hacia el año 2001, cuando empecé a buscar información para estudiar algo en medicina natural. Por aquel entonces, ya había algo dentro de mi que me dijo “Ayurveda”, sin embargo, después de buscar, no encontré mucha información y opté por estudiar Naturopatía.

Al cabo de unos meses, me di cuenta de que no era exactamente lo que yo buscaba, pues me interesaba más un sistema integrativo que tratara cuerpo-mente-alma como un conjunto y no una medicina natural que sustituyera las pastillas químicas por unas naturales (mucho trabajo sobre el cuerpo y el resto había que ir poniendo parches con formaciones externas, al menos cuando yo empecé).

Pasaron unos cuantos años, hasta que pude terminar la formación en Naturopatía (por el medio la dejé, viajé a Miami donde estuve unos meses, y la retomé meses más tarde). En el 2007 por fin acabé la formación, gracias a la práctica intensa de Kriya Yoga, que me ayudó a centrarme.

A lo largo de 2007 mismo año, volví a sentir la necesidad de estudiar Ayurveda, así que decidí viajar a India durante mis vacaciones e investigar un poco, a ver que podía encontrar. Las posibilidades que yo barajaba eran: estudios en academias americanas, estudios académicos en India (lo que suponía entre 4 y 5 años), alguna formación más corta en algún resort o centro especializado y el estudio con algún médico o maestro ayurvédico. De todas, la última era la que más me seducía, como en la antigüedad: maestro-alumno.

Emprendí mi primer viaje a India en Octubre de 2007 y me llevó hacia el norte, a Rishikesh (la “Ciudad de los Rishis”), una de las capitales mundiales en la práctica de meditación y yoga. Ahí estuve un par de semanas, unos 10 días en un ashram de Kriya Yoga y el resto investigando a ver que podía encontrar. Sin nada que llamara mi atención, puse rumbo hacia el sur, hacia Kerala, cuna del Ayurveda (aunque está expandida por toda India). Me dirijí a la ciudad de Varkala, en la costa, donde diferentes resorts y algún que otro centro ofrecían mini-cursos de Ayurveda (todo el Ayurveda en una semana, ¡increíble!). Mi viajé acabó ahí, volví a Delhi y volé de nuevo a Barcelona, desanimado por no haber encontrado algo que me atrayera mínimamente, a excepción de  India en sí (¡FANTÁSTICA!).

10304645_759168790780523_6087668154330076830_nRetomé mis obligaciones laborales como masajista en el Spa del hotel en que trabajaba, pero mis ganas de volver a India y empezar a estudiar Ayurveda seguían presentes y cada vez tenían más fuerza. Finalmente, 3 o 4 meses después de volver de mi primer viaje, decidí apostar fuerte por lo que sentía y dejé trabajo y casa y volé de nuevo a India (espoleado porla idea de que mi maestro de meditación iba a hacer un curso de Ayurveda en su ashram, en Rishikesh). Eso fue en abril de 2008, no tenía billete de regreso ni fecha para volver (me sentía enormemente feliz). Aterricé de nuevo en Rishikesh, vía Delhí, donde estuve un mes y medio en el ashram de Kriya Yoga, meditando intensamente y esperando al curso de Ayurveda (a día de hoy, todavía espero a que se haga…jejejeje, ¡estilo indio!). Después de unos días más, decidí moverme y la vida me llevó hacia Calcuta, donde empecé un voluntariado con la organización  de la Madre Teresa de Calcuta. Allí conviví con otros voluntarios, españoles y extranjeros.

Sin embargo, para mi hubo un cambio muy brusco entre la paz y la tranquilidad de mi día a día en Rishikesh y la mega-urbe que era Calcuta, con un caos tremendo y donde nadie parecía saber acerca de  meditación o  yoga . Ese contraste tan grande me llevó a que me desanimara, que no supiera muy bien que hacer allí y, finalmente, mi cuerpo lo acusó, enfermando. Pasé una semana encerrado en la habitación del “hotel” en el que me alojaba, sin salir. Por suerte, algunos voluntarios con los que hice amistad, me traían comida y se ocupaban de que estuviera lo mejor posible. Uno de ellos, me habló de una doctora suiza y su marido hindú que estaban realizando estudios y ensayos para prevenir la malaria en el turista; “casualmente”, era la misma doctora que en la presentación del voluntariado con la Madre Teresa de Calcuta nos había dado una charla sobre como prevenir la malaria. También nos dio un folleto y una tarjeta sobre su programa de ensayos. Obviamente, no le presté atención, pues pensé que no la iba  a necesitar.

Gracias  a la insistencia de una amiga, la llamé y decidí formar parte del ensayo: por una parte me encontraba realmente mal desde hacia ya demasiados días y, por otra, al formar parte del estudio, me pagaban un dinero que en ese momento me venía muy bien. Aproveché para preguntarle si conocían a algún médico ayurvédico, no tenía nada que perder. Hacia el final del ensayo, ya mejor de salud, me dieron el teléfono de un médico y un hospital. Decidí llamar al médico y exponerle la idea que tenía sobre estudiar Ayurveda; me dijo que me pasara por la clínica que él dirigía y habláramos y, como en India todo es posible, concretamos que empezaría a tomar clase por las mañanas, entre consulta y consulta.

Al  poco de empezar con las clases con el Dr.K.S.Namboodiri, médico ayurvédico originario de Kerala, volví a recaer de la salud, así que aproveché para “probar” los beneficios del Ayurveda en mi cuerpo, tener una experiencia directa. Me dio un tratamiento, que funcionó muy rápida y efectivamente, con lo que mi creencia en el Ayurveda se confirmó y creció aún más.

Con el doctor estuve unos seis  meses, desde Junio de 2008 hasta Diciembre del mismo año. Algunas semanas iba todos los días y otras iba unas tres veces. Además de estudiar y aprender Ayurveda, entablé una buena amistad con él, participando de algunas de las actividades de su comunidad, como teatro y algún que otro evento social.

Por desgracia, la economía y otros asuntos personales hicieron que mi viaje a India y mis estudios concluyeran hacia las navidades de 2008, donde regresé de nuevo a España.

De nuevo en 2010, después de ir manteniendo un contacto asiduo con el Dr.K.S.Namboodiri a lo largo de todo 2009, tuve la oportunidad de proseguir mis estudios ayurvédicos. En enero de 2010, volvía a India (donde me siento en casa), pero esta vez mis pasos ayurvédicos me llevaron hasta Jamshedpur, en el estado de Jarkhand, por debajo de Calcuta y al lado del estado de Orissa. Hasta allí se había trasladado el doctor, pues la organización a la que pertenecía “The Arya Vaidya Pharmacy”( en Coimbatore), le mandó a allí para dirigir un hospital ayurvédico recientemente abierto: el “Arogya Bhawan Amruth Ayurveda Hospital”, en colaboración con la mega empresa India “Tata” (en su rama de medicina).

En el hospital estuve tres meses, conviviendo día  a día con ellos y viviendo 24 horas en modo Ayurveda: en la rutina matutina, que incluía práctica de yoga a las 5.30 de la mañana, meditación y desayuno ayurvédico (con el te chai que no faltara). Luego era momento de asistir a alguna de las consultas del doctor, de tomar clases teóricas, visitar el jardín botánico con plantas ayurvédicas, arreglar la biblioteca del hospital, atender a los pacientes que venían a comprar a la farmacia del hospital o asistir a los masajes, así como recibir y hacer prácticas en masajes. Además, algunas tardes, acompañaba al doctor a alguna de las charlas ayurvédicas que él daba como invitado.

Fueron tres meses fantásticos, viviendo el  día a día ayurvédico y conviviendo con los trabajadores, así como participando de sus fiestas  (como “Holly”, la fiesta de los colores) o de otras actividades a las que era invitado.

Al volver de India, a finales de abril de 2010, me fui para Murcia, para luego recalar en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) (siguiendo un cartel que soñé unos años atrás), en el “Centro Integral”, donde empecé a poner en práctica los masajes y la terapia ayurvédica aprendida en India.

A lo largo de estos últimos tres años y medio, he ido dando charlas y seminarios en distintos sitios de Sevilla y Murcia, dando a conocer el Ayurveda, así como su alimentación y sus beneficios. También he pasado y paso consultas ayurvédicas, así como doy masajes.

LOGO_IEYVíctor Taltavull Pérez

Masajista y Terapeuta Ayurvédico

 Profesor de Yoga

 Naturópata

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente información para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

_ga, _gid, loc, mus, ouid, uid, uvc, __atuvs, __atuvc, __atssc, bku, km_ai, km_lv, km_vs, kvcd, notice_gdpr_prefs, notice_preferences
_ga, _gid
_ga, _gid, loc, mus, ouid, uid, uvc, __atuvs, __atuvc, __atssc, bku, km_ai, km_lv, km_vs, kvcd, notice_gdpr_prefs, notice_preferences

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?